Artículos de divulgación científica Gestión de aguas residuales a través de la economía circular: Un camino hacia los negocios sostenibles y la protección ambiental

Gestión de aguas residuales a través de la economía circular: Un camino hacia los negocios sostenibles y la protección ambiental

La gestión de aguas residuales a través de la economía circular presenta un gran desafío ambiental y de optimización de recursos. La transformación hacia un enfoque sostenible de tratamiento y recuperación se explora en profundidad en este artículo, revelando oportunidades clave para una mejor gestión.

Comparte este artículo en

Gestión de aguas residuales a través de la economía circular: Un camino hacia los negocios sostenibles y la protección ambiental

Autoría

Palabras clave

Aguas residuales, Economía circular, Sostenibilidad, Recuperación de recursos

A medida que la población mundial sigue creciendo, aumenta la prosperidad y se acelera la urbanización, se produce un aumento en la cantidad de aguas residuales generadas. Las aguas residuales incluyen toda el agua utilizada en fuentes domésticas, industriales y agrícolas, llevando consigo varios contaminantes y sustancias perjudiciales tanto para los seres humanos como para el medio ambiente.

Uno de los principales impulsores detrás del aumento en la generación de aguas residuales es la rápida urbanización. A medida que más personas se mudan a las ciudades, la demanda de agua aumenta, lo que conduce a un mayor vertido de aguas residuales. Además, la expansión industrial y las prácticas agrícolas intensificadas contribuyen al problema, ya que liberan diversas sustancias químicas y toxinas en los cuerpos de agua. La falta de una infraestructura adecuada de gestión de aguas residuales en muchas regiones agrava el problema, permitiendo que las aguas residuales no tratadas o mal tratadas se descarguen directamente en ríos y lagos. Los efluentes de aguas residuales se liberan en diversos entornos, como lagos, estanques, arroyos, ríos, estuarios y océanos. Las aguas residuales también incluyen aguas pluviales, ya que sustancias nocivas se lavan de carreteras, estacionamientos y techos. La composición de las aguas residuales es un 99,9% agua y el 0,1% restante es lo que se elimina. Este 0,1% contiene materia orgánica, microorganismos y compuestos inorgánicos.

Los enfoques tradicionales de gestión de aguas residuales se han utilizado durante mucho tiempo para abordar las crecientes preocupaciones sobre la contaminación del agua y los riesgos para la salud pública asociados con aguas residuales no tratadas o mal tratadas. Sin embargo, estos métodos no están exentos de limitaciones y han enfrentado desafíos cada vez mayores con el tiempo. Si bien los enfoques tradicionales de gestión de aguas residuales han desempeñado un papel vital en la reducción de la contaminación del agua a lo largo de los años, sus limitaciones dificultan su eficacia para abordar los desafíos actuales y futuros. Una de las principales desventajas es la dependencia de sistemas de tratamiento centralizados que requieren una infraestructura y recursos significativos, lo que los hace costosos de construir y mantener. Esto se convierte en un problema especialmente en áreas rurales o económicamente desfavorecidas donde los fondos y el personal capacitado pueden ser escasos, lo que lleva a instalaciones inadecuadas u obsoletas. Los enfoques tradicionales de gestión de aguas residuales se centran en el tratamiento en el extremo de la tubería. Estos métodos se concentran principalmente en tratar las aguas residuales en el punto de descarga en cuerpos de agua naturales sin considerar la posibilidad de reducción de la fuente o prevención de la contaminación. En consecuencia, este enfoque no aborda las causas fundamentales de la contaminación del agua, y la contaminación puede persistir aguas arriba en forma de descargas no tratadas de sitios industriales, escorrentía agrícola y aguas pluviales mal gestionadas.

Esta investigación tiene como objetivo explorar los conceptos clave, principios y prácticas que sustentan la gestión de aguas residuales a través del prisma de la economía circular. Se adentra en los posibles beneficios y desafíos asociados con la adopción de estrategias de economía circular para el tratamiento de aguas residuales y la recuperación de recursos. Además, examina diversos estudios de casos y ejemplos del mundo real de diferentes regiones e industrias para ilustrar la efectividad y adaptabilidad de los principios de la economía circular para abordar la crisis mundial de aguas residuales.

El concepto de la economía circular ha ganado impulso como un marco prometedor para transformar la gestión de aguas residuales en un proceso sostenible y eficiente en el uso de recursos. A diferencia de la economía lineal tradicional que sigue un modelo de “tomar-hacer-desechar”, la economía circular busca establecer un arreglo de bucle cerrado, en el cual los recursos se reutilizan, reciclan y regeneran de manera continua, minimizando la generación de residuos y el daño ambiental. Al aplicar los principios de la economía circular a la gestión de aguas residuales, es posible crear un enfoque holístico que no solo trata las aguas residuales a un alto estándar, sino que también maximiza la recuperación de energía, nutrientes y otros valiosos subproductos.

La economía circular ofrece un camino prometedor para abordar los desafíos ambientales planteados por nuestro actual modelo económico lineal. Se centra en la regeneración de los sistemas naturales y en la restauración de los ecosistemas. Al promover la agricultura sostenible, la reforestación y la restauración del hábitat, la economía circular busca garantizar la salud y la resiliencia del medio ambiente. Este enfoque fomenta la colaboración entre las empresas, promoviendo modelos de intercambio, alquiler y consumo colaborativo.

El artículo identifica tecnologías como la digestión anaeróbica y las celdas de combustible microbianas que pueden convertir la materia orgánica en biogás, una fuente de energía renovable. Además, los sistemas de recuperación de nutrientes pueden capturar fósforo, nitrógeno y otros nutrientes de las aguas residuales, que pueden usarse como fertilizantes en la agricultura. Al invertir en infraestructura moderna de tratamiento de aguas residuales y promover prácticas responsables de eliminación de aguas residuales, podemos mitigar los efectos perjudiciales de la contaminación por aguas residuales y preservar nuestros valiosos recursos naturales para las generaciones futuras.

DATO: Este artículo se basta en la investigación Wastewater Management through Circular Economy: A Pathway Towards Sustainable Business and Environmental Protection, realizada por Anand Asthana, profesor e investigador de CENTRUM PUCP.

REFERENCIAS

Anand N. Asthana. (2023). Wastewater Management through Circular Economy: A Pathway Towards Sustainable Business and Environmental Protection. Advances in Water Science, 34(3), 87-98. Retrieved from http://www.skxjz.info/index.php/AWS/article/view/58

Puedes leer más publicaciones sobre el Centro de Investigación para la Educación en Negocios

Relacionados

Autoría: Beatrice Elcira Avolio Alecchi, Charles Vincent

Buscador