El Empleo y las Ventas son Estímulos Claves para Invertir en I+D

05 Septiembre 2019
La regla general indica establecer un objetivo específico en innovación y desarrollo empresarial. Para ello se sugiere invertir un monto fijo proporcional de las ventas. La estrategia Lisbon de la Comisión Europea propuso el objetivo de asignar un 3% del Producto Bruto Interno (PBI) a inversiones I+D[1]. El cual fue ratificado por la Estrategia Europea 2020 (publicada en el 2010) y los documentos normativos posteriores.

Sin embargo, el valor de una empresa en el mercado siempre será el mejor indicador de inversiones futuras en I+D. Mientras que la elección del modelo de inversión y desarrollo dependerá del enfoque y visión a futuro de los directivos. Entre los modelos de financiación e inversión I+D, el más influyente es el enfoque del tirón de la demanda[2], el que sugiere brindar incentivos a las empresas para que se comprometan a desarrollar actividades de innovación (Di Stefano, Gambardella, and Verona 2012, Kleinknecht and Verspagen 1990; Piva and Vivarelli 2007; Scherer 1982; Schmookler 1966). El enfoque del tirón de demanda está directamente vinculado al incremento de ventas. Este podría predecir un crecimiento de inversiones, si es que existe una motivación empresarial a innovar o la existencia de incentivos gubernamentales.

La falta de visión para calcular la rentabilidad de las inversiones I+D debido a la incertidumbre en el entorno empresarial y los resultados motivaría a cada CEO a optar por un modelo de racionalidad limitada. El criterio empresarial será el que determine los montos específicos de inversión en los presupuestos según la rapidez en el retorno de la inversión o el mandato empresarial. Por su parte, el enfoque del impulso tecnológico se refiere al crecimiento de las empresas impulsado por la aplicación de innovaciones que resultaron exitosas y fueran gestadas en previas inversiones.

Entre los factores que dinamizan el crecimiento en innovación y desarrollo se encuentran: el acceso a financiamiento externo y los mandatos de gerencia. Ambos ligados al optimismo de los inversionistas al analizar el valor de la empresa y su capacidad para implementar programas de innovación y desarrollo.

Además, el crecimiento del empleo y las ventas son los estímulos claves para la inversión en I+D. Un posible canal de intervención de políticas para impulsar el crecimiento en esta área, sería alentar a las empresas a aumentar sus ventas a través de una mayor actividad exportadora, dado que induce a las empresas a iniciar, o aumentar la escala de sus gastos en I+D. Además, existe evidencia de que la inversión en Innovación y Desarrollo impulsa la actividad exportadora. Se puede establecer que el incremento en programas de innovación y desarrollo generaría efectos en cadena, como lo es, el incremento de empleo calificado o reducción de mano de obra según el campo empresarial.

Esta información se ha presentado en el paper “Firm growth and R&D investment: SVAR evidence from the world’s top R&D investors, Industry and Innovation”, preparado por Alex Coad y Nicola Grassano. 

Si desea comunicarse con el profesor e investigador de CENTRUM PUCP, Alex Coad, escribir a: acoad@pucp.edu.pe

[1] Inversiones I+D: Inversiones en innovación y desarrollo.

[2] Enfoque del Tirón de la Demanda: el mercado es el responsable del proceso innovador. Se fabrica solo lo que se puede vender.

¿Te gustó este artículo?

¡Compártelo!

Volver
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Política monetaria óptima bajo incertidumbre
28 Junio 2022

Política monetaria óptima bajo incertidumbre

Los bancos centrales juegan un rol fundamental en la estabilidad de precios. Una de las dificultades más importantes para el logro de dicha estabilidad es la incertidumbre puesto que ni los bancos centrales ni los agentes económicos cuentan con información perfecta sobre lo que está sucediendo en la economía. Esta incertidumbre, si no es incorporada como parte de la toma…
Llosa Velasquez Luis Gonzalo