Índice del Progreso Social y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

04 Mayo 2020
Percy Marquina, Director General CENTRUM PUCP destaca que la región ideal, que refleja el potencial de progreso social con los recursos actuales, lograría 83.77 puntos y la ubicaría en un nivel de progreso social “alto”. Lamentablemente, en los tres años de medición, ninguna región ha superado los 63 puntos. Por lo tanto, estos resultados confirman que se requieren acciones urgentes e inmediatas.

Desde hace cuatro años los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) representan, de manera directa y dirigida, el deseo de los líderes mundiales por erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar prosperidad de todos. Al respecto, en los resultados del último Índice del Progreso Social Mundial se reveló que el ritmo del avance es lento y pone en riesgo alcanzar la meta fijada para el año 2030, por lo que de acuerdo con las proyecciones se conseguiría el 2079. En el caso de Perú, si se considera el ritmo de avance actual, la meta se lograría 34 años después, es decir el 2064.

El resultado presentado obliga a redoblar esfuerzo y trabajar con más determinación sobre nuestras regiones. Ante este contexto, CENTRUM PUCP presenta la tercera edición del Índice del Progreso Social para las 26 Regiones del Perú (IPSRP), como muestra del compromiso de la Escuela de seguir investigando, analizando, comentando y aportando en la búsqueda de igualdad y mejora de la calidad de vida de todos los peruanos. Este índice ayudará a nuestros líderes y empresarios a tomar mejores decisiones, más informadas y sin sesgo alguno.

El IPSRP mide las 26 regiones e incluye la subdivisión de Lima Metropolitana y Lima Provincias. Utiliza 52 indicadores de resultados ambientales y sociales, los cuales se agregan en 12 componentes y finalmente en tres dimensiones, que juntas generan el IPSRP. El último resultado ubica a Moquegua como la primera región en progreso social; sin embargo, solo logra 62.6 puntos de 100 posibles, lo que la ubica en la escala de progreso social “medio alto”. En el último puesto se encuentra Ucayali, en la escala “muy bajo”, con 44.8 puntos.

En la dimensión de Necesidades Básicas Humanas se registra una alta dispersión de los resultados, prueba de ello es que la diferencia en puntaje entre la primera y última región es de 42.4 puntos, reflejando serias diferencias, entre las regiones en aspectos fundamentales como nutrición, agua, vivienda y seguridad.

En la dimensión Fundamentos del Bienestar, los resultados son los más bajos del índice. La mejor región solo alcanza 53.9 puntos y la peor 37.7 puntos. Todas las regiones muestran un desempeño pobre en aspectos vinculados a la educación básica, acceso a la información, salud y medio ambiente.

En la tercera dimensión, Oportunidades, nuevamente se registra una amplia dispersión. La diferencia entre la mejor y peor región alcanza los 28.7 puntos. Adicionalmente, 21 regiones no logran superar los 55 puntos y se ubican en las escalas más bajas del índice. En esta dimensión los retos están en aspectos vinculados a los derechos y libertades personales, tolerancia e inclusión, así como acceso a la educación superior.

Con respecto a los resultados presentados, a pesar de mostrar severas diferencias y un lento avance, es fundamental valorar el enorme potencial que se tiene como nación. Una forma de medirlo es imaginar una región ideal, la cual estaría medida por los mejores resultados que se logran en las 26 regiones del Perú. Por ejemplo, esta región ideal tendría la tasa más baja de desnutrición crónica en menores de 5 años, que actualmente corresponde a Tacna, con 1%; también tendría el porcentaje más alto en acceso a agua potable, que actualmente corresponde a Callao con 99% y así sucesivamente.

El resultado es novedoso, la región ideal, que refleja el potencial de progreso social con los recursos actuales, lograría 83.77 puntos y la ubicaría en un nivel de progreso social “alto”. Lamentablemente, en los tres años de medición, ninguna región ha superado los 63 puntos. Por lo tanto, estos resultados del IPSRP 2019, que elabora CENTRUM PUCP en alianza con el Social Progress Imperative, confirman que se requieren acciones urgentes e inmediatas. Más aún, si se desea cerrar las brechas existentes en nuestras regiones y se busca cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible al año 2030.

Nota. Tomado del Semanario Punto Edu de la PUCP.

¿Te gustó este artículo?

¡Compártelo!

Volver
ARTÍCULOS RELACIONADOS
El fortalecimiento del gobierno corporativo basado en la lógica difusa aplicada 
15 Septiembre 2022

El fortalecimiento del gobierno corporativo basado en la lógica difusa aplicada 

A pesar de los avances en la investigación sobre el gobierno corporativo, todavía existen brechas de conocimiento en esta materia. Por ejemplo, en mejorar la medición del gobierno corporativo, fortalecer el Buen Gobierno Corporativo (BGC) en los países en desarrollo, ampliar la investigación sobre los sistemas, valoraciones y métodos de gobierno corporativo. Además, en aplicar algoritmos de Lógica Difusa al…
Agüero Olivos Carlos Eduardo Barcellos de Paula Luciano