Artículos de divulgación científica El capital psicológico es un factor clave en el manejo del agotamiento (burnout) y de la continuidad laboral entre los profesionales del sector salud

El capital psicológico es un factor clave en el manejo del agotamiento (burnout) y de la continuidad laboral entre los profesionales del sector salud

Diversos estudios han demostrado que el burnout es un problema presente entre algunos profesionales del sector salud y que puede afectar su productividad, estado de ánimo e incluso su propia salud, llegando a que muchos tomen la decisión de renunciar a sus puestos de trabajo. Esta pérdida de personal calificado puede afectar la calidad de atención a los pacientes y la eficiencia general los nosocomios y del sistema de salud.

Comparte este artículo en

Autoría

Los profesionales del sector salud desempeñan un papel crítico en la sociedad, por lo que es fundamental comprender y abordar los factores que influyen en su bienestar. El burnout se encuentra asociado al agotamiento, la falta de energía, la falta de ánimo y, en consecuencia, a un menor rendimiento frente a las demandas de su trabajo. Además, al encontrarse asociado a la decisión de los profesionales del sector salud de renunciar a sus puestos de trabajo contribuye a incrementar la tasa de rotación laboral en las organizaciones de salud, conllevando costos adicionales e impactado en la eficiencia de este sector caracterizado por requerir personal altamente especializado.

El burnout es un síndrome relacionado con el estrés laboral crónico que se caracteriza por un estado de agotamiento físico, emocional y mental. Se manifiesta como una sensación de cansancio extremo, desgaste emocional, falta de motivación y eficacia en el trabajo, y a veces con una actitud negativa hacia las responsabilidades laborales. Suele desarrollarse gradualmente como resultado de la exposición prolongada a situaciones laborales estresantes, a altas demandas laborales (horarios extendidos o extenuantes), a la falta de apoyo organizacional, y a la sensación de no poder cumplir con las expectativas laborales.

El burnout puede, por lo tanto, afectar la relación de los empleados con sus colegas, los pacientes, los profesionales del sector salud y con la organización en general, lo que a su vez puede influir en su decisión de permanecer o renunciar el trabajo. Cuando los individuos experimentan altos niveles de burnout, es más probable que desarrollen una actitud negativa hacia su trabajo, se sientan desmotivados y desencantados con sus responsabilidades laborales.

Frente a este problema, el capital psicológico es un factor a tener en cuenta para la prevención del burnout. El capital psicológico se refiere a las cualidades positivas que los individuos poseen y que influyen en su capacidad para afrontar desafíos, recuperarse de situaciones adversas y mantener una actitud positiva. Estas cualidades incluyen (Luthans et al., 2007):

  1. Autoeficacia: Creer en la propia capacidad para lograr metas y enfrentar desafíos de manera efectiva.
  • Esperanza: Mantener una actitud optimista hacia el futuro, creyendo en la posibilidad de alcanzar metas y superar obstáculos.
  • Resiliencia: Capacidad de adaptarse y recuperarse de situaciones estresantes o adversas.
  • Optimismo: Mantener una visión positiva de la vida y de las circunstancias, incluso en situaciones desafiantes.

Este conjunto de habilidades y actitudes, llamadas HERO (Hope, Efficacy, Resiliency, and Optimismsm) en su conjunto, permiten enfrentar los desafíos laborales, mantener su bienestar emocional y mantener una buena interacción con los clientes o colaboradores. En este sentido, promover el desarrollo del capital psicológico entre los profesionales del sector salud puede contribuir a un entorno laboral más saludable, una atención más efectiva y una mayor satisfacción tanto para los profesionales del sector salud como para los pacientes.

Los hallazgos de la investigación demuestran que mayores niveles de capital psicológico están asociados con un menor nivel de burnout entre los profesionales del sector salud. Además, que los niveles altos de burnout están relacionados a una mayor probabilidad de que los profesionales del sector salud consideren la opción de abandonar su empleo. Estos hallazgos resaltan la importancia de potenciar el capital psicológico del personal del sector salud para reducir sus niveles de burnout y evitar que abandonen sus puestos de trabajo. Este resumen se deriva del estudio “Psychological Capital and Turnover Intention. The Mediating Role of Burnout among Healthcare Professionals”, publicado en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health, indexada en la WoS y Scopus, en el Q2, con un índice H de 167, el cual tiene como coautores a la Dra. Laura Zambrano-Chumo, directora de Planificación y Gestión en la Universidad Espíritu Santo de Ecuador y Rubén Guevara, profesor principal e investigador de CENTRUM PUCP Business School, de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Puedes leer más publicaciones sobre el Centro de Investigación para la Sostenibilidad y la Innovación Social

Relacionados

Autoría: Iván Manuel De La Vega Hernández

Buscador